La igualdad de trato y de oportunidades es un principio inherente para todas las personas que se refleja desde el mismo tratado constitutivo de la comunidad europea